ShareThis

jueves, 5 de abril de 2012

Educación virtual: Aula sin paredes


Las nuevas tecnologías han creado un nuevo espacio social-virtual, tanto para las interrelaciones humanas, como para la educación. Si bien es cierto, que fuera de la escuela estos cambios son mucho más palpables. En el ámbito tecnológico, Escuela y sociedad llevan ritmos diferentes, que se han ido acentuando en los últimos años de manera considerable.

Rafael Emilio Bello Díaz en su artículo Educación Virtual: Aula sin paredes nos dice que para ser competente en este nuevo espacio, se requieren nuevos conocimientos y destrezas, razón por la cual muchos docentes, por diversas razones, no han incorporado las nuevas tecnologías al aula. Además, desde el terreno administrativo no se ha tomado una decisión firme referente a este ámbito.

Este cambio en el modelo educativo requiere de la creación de un nuevo sistema de centros educativos, así como de nuevos escenarios, instrumentos y métodos para los procesos educativos.

El conjunto de características que posee este nuevo virtual encaja perfectamente con el término de aula sin paredes, cuya mejor representación es Internet. Además de la ya mencionadas, el nuevo espacio posee otras particularidades:

     - No es presencial, sino representacional: no es necesario asistir a un centro escolar, el aprendizaje puede efectuarse a cualquier hora y desde cualquier lugar.

     - No es proximal, sino distal: las barreras se han roto, ya que es indiferente donde nos encontremos para poder participar del proceso de enseñanza-aprendizaje.

     - No es sincrónico, sino multicrónico: hoy en día, se pueden realizar múltiples tareas a la vez, ya que se puede crear y consumir información, comunicarse, etc., en un mismo momento.

En este entorno cibernético necesitamos una política educativa específica que regule su utilización, especialmente para aquellos docentes que tienen una escasa relación con las nuevas tecnologías. Se debe garantizar el acceso universal a estos nuevos espacios virtuales y la capacidad para moverse en ellos competentemente.

Todos nos debemos adecuar a las nuevas características de este modelo educativo por las numerosas ventajas que posee y porque han transformado nuestro entorno, han producido un cambio social y por eso se habla de sociedad de la información y del conocimiento.

Esta adaptación, pese a que en los últimos años parece que se ha ido acelerando, en escuelas y universidades se está retardando, en muchos casos por falta de recursos materiales o profesionales, ya que no debemos olvidar que la mayoría de los docentes son analfabetos funcionales, como dice Rafael Emilio Bello Díaz en su artículo.



0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada